Joyas malditas: El ópalo que ensombreció la monarquía española

Publicado por admin en

Las intrigas, odios y pasiones dentro de las monarquías europeas han nutrido los relatos más intrigantes que han logrado perdurar a través del tiempo. Entre las historias que envuelven de misticismo a las joyas que usan los monarcas, y dentro de nuestra saga de Joyas Malditas, nos adentramos a la joya que, de ser un regalo de bodas, pasó a ser una verdadera maldición en la monarquía española: un anillo de oro adornado por un hermoso ópalo .

Alfonso XII

El origen del ópalo

Una de las cortesanas más hermosas durante mediados de 1800, fue la célebre Virginia Oldoini, esta mujer fue la ex amante oficial del derrocado emperador Napoleón III y también tuvo entre sus brazos a un joven de otro país, que acabaría heredando la corona española en 1874: Alfonso XII. Aunque la diferencia de edad era notable, ya que la italiana contaba con alrededor de 40 años y el joven amante solo tenía 17 años, la edad no fue impedimento para que se hablara de que vivieron un tórrido romance.

Condesa Virginia Oldoini

Los planes de la cortesana era mantener al monarca español en su poder, pero no contaba con que este se enamoraría de su prima-hermana, María de las Mercedes de Orléans. Al enterarse de su matrimonio, Virginia Oldoini se disgustó tanto que decidió mandarle un reglado fúnebre de bodas: un anillo de ópalo que contenía una fuerte maldición.

Las víctimas de la maldición del anillo de Alfonso XII

Para mala fortuna de la reina María de las Mercedes, el anillo le encantó y se lo puso. A raíz de esto, cinco meses después fallecía de tifus a sus recién cumplidos 18 años.

Reina María de las Mercedes

Alfonso XII, devastado por los acontecimientos, cedió el anillo a su abuela, María-Cristina de Borbón-Dos-Sicilias, quién también disfrutó de la joya. Dos meses después, la vieja reina madre fallecería el 22 de agosto de 1878.

María-Cristina de Borbón-Dos-Sicilias

La tercera víctima del ópalo fue la princesa María-Cristina Francisca de Orléans, cuñada del rey, la cual moriría de tuberculosis. El anillo maldito siguió su destino y cayó en manos de la hermana menor del rey, la infanta María del Pilar, la cual moriría de manera extraña un 5 de agosto de 1879, supuestamente de meningitis tuberculosa.


María-Cristina Francisca de Orléans

El destino final del ópalo

Harto de ver tanta desgracia a su alrededor, Alfonso XII decide quedarse con el anillo y también moriría víctima de la tuberculosis, aunque seis años después que su hermana Pilar. Este tiempo, le sirvió al rey para casarse con la Archiduquesa María-Cristina de Austria-Lorena y dos hijas.

La viuda el rey decide deshacerse del anillo que tantos estragos le ha causado a su familia, no sin bendecirlo previamente. El ópalo fue reconvertido en un colgante y dado como ofrenda a Nª.Sra. de La Almudena. El paradero de la joya es desconocido, ya que se perdió misteriosamente después del año de 1885.


Archiduquesa María-Cristina de Austria-Lorena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
YouTube
Instagram