¿Qué les pasó a las joyas de los Romanov?

Publicado por admin en

Después de que estallara la revolución en Rusia en el año de 1917, la familia Romanov -cuyo destino fue una trágica muerte de todos los integrantes, incluso de los hijos más pequeños- había gobernado ese gran país durante 300 años. Así que es normal que durante este tiempo, hayan acumulado una gran cantidad de joyas: huevos Fabergé, pulseras, tiaras, coronas y broches, que hacían juego con la opulencia de la monarquía.

Para tratar de reconstruir el país, muchas de esas joyas fueron subastadas por el Estado, ya fuera a millonarios estadounidenses o europeos; además, muchas piezas fueron divididas para poder ser vendidas más rápidamente. Por otro lado, seguramente durante las revueltas, muchas fueron robadas y se desconoce su paradero; otras se salvaron y actualmente se encuentran bajo llave en el Kremlin. Acompáñanos a revivir estas verdaderas obras de arte hechas joyería.

La Corona Imperial Rusa

Sin duda es el principal símbolo de poder de cualquier monarca, así que esta corona fue la insignia imperial entre 1762 y 1917; fue usada desde Catalina II y hasta el derrocamiento de Nicolás II. Esta majestuosa corona fue creada por el joyero de la corte George Friedrich Eckart y el artesano de diamantes Jeremiah Posier. Está decorada por 4.936 diamantes (2.858 quilates en total), 75 perlas mate grandes de la India y una espinela de 398,72 quilates.

La diadema Kokóshnik

Dentro de los tesoros que aún se conservan en el Fondo de Diamantes tenemos la Diadema Kokóshnik, perteneciente a la emperatriz María Fiódorovna, esposa del emperador Pablo I. La piedra principal es un extravagante diamante rosa pálido de 13,35 quilates.

La Belleza Rusa

Fue hecha por el joyero de la corte Carl Bolin para Alexandra Fiódorovna, la esposa de Nicolás I. Estaba realizada en platino, diamantes y oro blanco, de la que cuelgan más de 20 perlas. Las cuatro hijas del Zar Nicolás II -Olga, Tatiana, María y Anastasia- nunca llegarían a usarla. Así que fue vendida al duque de Marlbrough, quien a su vez la vendió a Imelda Marcos, la mujer del que fuera presidente de Filipinas durante 21 años.

Tiara Vladimir

Esta tiara también fue creada por Carl Bolin, el cual realizó 15 anillos de diamantes entrelazados, adornados con 15 perlas colgantes, sustituibles por una esmeralda en la misma forma en cada redondel. Originalmente era para la gran duquesa María Pávlovna de Rusia, pero, después de la revolución, la reina Mary de Inglaterra se la compró a la princesa Elena Vladímirovna Románova, hija de la gran duquesa. Actualmente, es la tiara favorita de la reina Isabel II.

Categorías: BLOG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
YouTube
Instagram