El Delhi Purple Sapphire: la verdadera gema del dolor

Publicado por admin en

Una de las joyas que peor fama tienen alrededor del mundo es el Delhi Purple Sapphire, también es conocida como la gema del dolor.En su historia, podremos encontrar lúgubres suicidios ocasionados, según la creencia popular, por este objeto embrujado. Y, aunque lleva por nombre zafiro, en realidad esta piedra es una amatista.

El inicio de esta piedra se remonta al coronel de caballería W. Ferris, el cual llevó a Gran Bretaña esta gema. Cuentan las leyendas que la amatista fue robada del templo de Indra en Cawnpore (India) durante la revuelta hindú de 1857. Al ser portador del Delhi Purple Sapphire, Ferris tuvo muy mala suerte al perder tanto su salud como su dinero, algo que también pasó con su hijo quien heredó la piedra.

El camino a la desesperación

Para 1890, pasó a las manos del escritor y afamado científico, Edward Heron-Allen, y poco después perdió la mayoría de su fortuna. En su desesperación y enojo, Edward lo arrojó al canal Regent. Lo más extraño es que días después, un joyero local se lo devolvió después de comprarlo a un extraño misterioso que de alguna manera tropezó con la gema en el canal.

Delhi Purple Sapphire

Imaginen la situación de Edward, el cual tratando de proteger a su hija recién nacida, decidió que lo mejor era rodear esta amatista con varios hechizos de protección. Por eso creó una caja llena de sigilos mágicos y talismanes protectores. No conforme con eso, la sepultó con otras siete cajas y la enterró en lo profundo de su sótano.

Incluso Heron-Allen decidió escribir una carta para advertir a quien quisiera poseer el Delhi Purple Sapphire: “Cualquiera que abra las cajas leerá esta advertencia, y después hará con la gema lo que considere oportuno. Mi consejo es que la arroje al mar”.

La experiencia, aunque sin duda debió de ser traumatizante, le sirvió al escritor para escribir el libro con una recopilación de relatos sobrenaturales: The Purple Sapphire, que fue publicado en 1921. después de su muerte, su hija Mair Jones, donó la joya al Museo de Historia Natural de Londres.

El Delhi Purple Sapphire siguió dando problemas…

Aunque todos habían leído la advertencia de Heron-Allen, los curadores del Museo de Historia Natural se encontraban reacios a deshacerse de tan importante joya. En el año 2000, John Whitakker era el responsable el departamento de Micropaleontología del museo y decidió llevar la pieza a la reunión anual de la Heron-Allen Society.

Cuando regresaba a su casa con su esposa, Whitakker narró una extraordinaria historia: “El cielo se puso de repente y completamente negro y nos vimos atrapados en medio de la más espantosa de las tormentas. Pensamos abandonar el coche y salir corriendo mientras mi mujer gritaba: ¿Por qué tuviste que traer esa maldita cosa?”.

Para la segunda reunión, Whitakker cayó enfermo por una infección intestinal y para la tercera se lo impidió un tremendo cólico renal causado por una piedra. La mejor decisión para todos fue que para la cuarta reunión, nadie movería la gema y mejor se desplazaron al museo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
YouTube
Instagram