El príncipe Alberto y las piezas que diseñó para la Reina Victoria

Publicado por admin en

reina victoria principe alberto

Uno de los matrimonios de la realeza que sí estuvieron coronados por el amor, fue el del Príncipe Alberto con la Reina Victoria de Inglaterra. Una de las muestras de amor que tuvo Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha fue la creación de varias joyas y tiaras, combinando así su devoción con su esposa y su pasión por las artes creativas.

Este apasionado diseñador de joyas le dio a la corona las piezas más importantes dentro de su colección; y para la reina fueron objetos que le permitieron recordar a su amado Alberto después de su repentina muerte en 1861. En Nueve25plata te traemos las piezas más significativas dentro de los diseños del Príncipe.

Todo empezó con el anillo…

Una de las joyas más significativas fue el anillo de compromiso que le regaló a la reina Victoria en 1839. La pieza tenía forma de serpiente -simbolizando el amor eterno- y fue realizado en oro de 18 quilates. Entre las piedras preciosas que tenía este anillo estaban dos rubíes simulando los ojos, una fila de diamantes para la boca y además una esmeralda, la piedra de nacimiento de la reina. El anillo yace en la tumba de la reina.

reina victoria

Inicia la tradición del azul

Entre las joyas que utilizó Victoria el día de su boda fue un broche de zafiro engastado en oro y rodeado por 12 diamantes. A partir de ese momento, el color azul se popularizó entre las novias. Este broche sigue siendo uno de los favoritos de la familia real -designado en el testamento de Victoria como reliquia familiar de la Corona-, y actualmente Isabel II es su orgullosa portadora.

Para su casamiento, Alberto también diseñó los broches en forma de águila que utilizarían las 12 damas de honor de la reina.

reina victoria principe alberto

La tiara de esmeraldas

Esta tiara es única en su especie, ya que en la historia no hay otra que haya sido diseñada por un príncipe consorte para su Reina. El joyero de la casa, Joseph Kitching, fue el encargado de hacer realidad el dibujo que había visualizado el Príncipe Alberto.

La tiara está adornada por varios diamantes y cuenta con 9 esmeraldas con forma de pera invertida, algunas de hasta 15 quilates, y complementaba un conjunto de collar, broche de esmeralda de 20 quilates y diamantes, y unos pendientes.

Los más extravagantes: la joyería hecha de dientes

Entre los regalos más sentimentales de la pareja se encuentran los realizados con los dientes de leche de sus vástagos. Así, podemos encontrar aretes de esmalte montados en oro en forma de una flor fuscia con los dientes de la princesa Beatriz (1857-1944), la hija menor de la reina Victoria.

Foto: Royal Collection Trust

También confeccionaron varias piezas de joyería con los dientes de ciervo de la primera cacería de Albert o piedras recogidas de la orilla del mar en Osborne. Para su cumpleaños de 1851, la Reina Victoria recibió un prendedor con un diente del venado que había cazado el Príncipe Alberto meses antes.

Fue entregado a la Reina Victoria en su cumpleaños, el 24 de mayo de 1851. El diente es de un disparo de ciervo en Dee por el Príncipe Alberto el 11 de septiembre de 1850.

Foto: Royal Collection Trust


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
YouTube
Instagram
Abrir chat