Los secretos de la corona del Príncipe de Gales

Publicado por admin en

corona principe de gales

El 1 de julio de 1969 se llevó a cabo la coronación del Príncipe de Gales, Carlos, la cual rompió con los cánones de la monarquía al haber sido televisada por más de 500 millones de personas alrededor del mundo, siendo uno de los fenómenos mediáticos que logró conquistar a la audiencia.

El encargado de realizar esta ceremonia fue el esposo de la princesa Magarita, el cual logró que el Reino Unido volviera a vivir una gran pompa como lo fue la coronación de la reina en 1953. En presencia de muchos ojos que siguieron a detalle la coronación, el Príncipe recibió un anillo de amatista que confirmaba su compromiso con el Principado de Gales, así como una espada, una vara de oro y un manto real de terciopelo.

carlos de inglaterra

Pero, en esta fiesta, no podía faltar la corona más joven de toda la corona británica. Lamentablemente, el tío abuelo de Carlos, Eduardo VII, en su exilio a Francia también se llevó de manera ilegal la corona con la que había sido investido con eses mismo título, por lo que se necesitaba crear una nueva corona.

El objetivo era crear una corona que representara la modernidad de la monarquía inglesa y que fuera un símbolo de una nueva era tras una década de los 60 complicada para la monarquía.

principe carlos de inglaterra

Para ello se contrató al artista Luis Osman, el cual imprimió un toque futurista y moderno a la pieza a la que sirvió de inspiración: la corona de Carlos II de 1677. Se encuentra realizada en oro, decorada con diamantes y esmeraldas.

Entre los significados que se encuentran escondidos en su diseño, es la constelación de Escorpio -signo del zodiaco del príncipe Carlos- que se encuentra situada en el centro de la corona, adornada con diamantes y platino.

príncipe de gales

Como dato súper curioso, coronando esta pieza podemos encontrar una esfera de oro. Esta parte de la corona fue hecha con una pelota de ping pong como molde, pero obviamente, después de realizarla se dieron cuenta que el objeto no podía extraerse.

Sin duda, la reina no quedaría muy conforme con la pieza, ya que la describiría a Noël Coward como “un pequeño apagador de velas”.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
YouTube
Instagram
Abrir chat