Novias: mitos y supersticiones en torno a las joyas

Publicado por admin en

perlas novias

Uno de los días más importantes para el ser humano es el casamiento. Por lo general, los novios tardan mucho tiempo en crear la boda perfecta. Una de las partes más importantes es el arreglo de la futura esposa, desde escoger el vestido hasta el maquillaje que va a usar ese día.

Para complementar el atuendo, son necesarios los accesorios: aretes, collares y pulseras. Pero, dentro de los mitos de las joyas, existen algunos elementos que las más supersticiosas decidirán no incluir en su atuendo.

¿Por qué las perlas son de mala suerte?

En la antigüedad, las perlas eran consideradas como ‘lágrimas del mar’. Actualmente, se supone que simbolizan las ‘lágrimas de la novia’, lo que al utilizarlas el día de tu boda, traerá desdicha al matrimonio. También se dice que al venir del mar, vienen cargadas de sal, que literalmente puede ‘salar’ el futuro de los novios.

Utilizar una joya prestada…

Muchas veces, la novia luce alguna joya que es parte de las reliquias heredadas de la familia. Pero ojo, que se supone que también se hereda la suerte en el matrimonio que tuvo el primer dueño. Por eso, se supone que es mejor usar las joyas de alguien que haya tenido un hermosa y duradera vida de casados.

El ópalo no es la mejor opción

La leyenda de esta piedra preciosa se remonta a la Escocia de 1829, después de la publicación de ‘La doncella de la niebla’ de Walter Scott. En ella, Lady Hermione es una princesa encantada que siempre utiliza en el cabello un reluciente ópalo.

En España, se extendió la leyenda del Rey Alonso XII con la ‘Condesa de Castiglione’, Virginia Doini; cuyo matrimonio estuvo lleno de infortunios. Conoce más historias sobre este Opálo maldito, haciendo clic aquí.

El cuidado previo de los anillos

La pieza fundamental dentro de la boda son las argollas matrimoniales. Y, esto hace que muchas leyendas se hayan creado a su alrededor:

  • Hay que evitar comprarlas en viernes, ya que es un día lleno de tentaciones.
  • Deben usarse por primera vez cuando los novios las intercambien en el altar.
  • La más funesta superstición es que, si alguien deja caer el anillo, es quién morirá primero.
  • Olvídate de quitarte el anillo en la iglesia o durante la recepción. Y si por accidente se resbala o se cae, tiene que ser la pareja de los recién casados quién la ponga nuevamente.

¿Conoces otras supersticiones? Déjalas en los comentarios.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
YouTube
Instagram
Abrir chat